fbpx

¿Tienes «cerebro pandémico»?

¿Has notado que tu cerebro no funciona tan bien como antes del coronavirus?

Si es así, no eres el único. El estrés prolongado de la pandemia y los numerosos bloqueos han tenido un efecto en nuestro funcionamiento cognitivo, dicen los expertos.

Se ha descubierto que el estrés crónico mata las células cerebrales e incluso reduce el tamaño de la corteza prefrontal, la parte del cerebro responsable de la memoria, la concentración y el aprendizaje.

Pero la pandemia no ha sido sólo un acontecimiento estresante, dice Mike Yassa, director del Centro de Neurobiología del Aprendizaje y la Memoria de la UC Irvine.

Ha sido un conjunto de muchos factores estresantes al mismo tiempo, algunos de ellos con riesgo de muerte, junto con alteraciones en nuestra actividad física, rutinas y ritmos diarios.

El aislamiento social y la soledad han tenido un profundo impacto en múltiples regiones de nuestro cerebro. Se han observado cambios en el volumen de las regiones temporales, frontales, occipitales y subcorticales del cerebro, la amígdala y el hipocampo en las personas que están socialmente aisladas (Barbara Sahakian, Profesora de Neuropsicología Clínica, Universidad de Cambridge)

A pesar de los grandes impactos cognitivos del año pasado, los especialistas son optimistas sobre nuestro potencial de recuperación.

Nuestros cerebros son extremadamente plásticos y, por tanto, capaces de repararse.

A continuación, tres consejos para contribuir a ello.

  1. Ejercítate

Hay muchas pruebas de que la actividad física mejora el funcionamiento cognitivo.

El ejercicio aumenta la neuroplasticidad, o la capacidad de adaptación del cerebro al cambio, lo que puede ayudar a nuestro cerebro a recuperarse de circunstancias recientes

2. El dulce sonido de la recuperación

Se ha demostrado que escuchar música que te gusta reduce los niveles de cortisol en el cuerpo.

Ir un paso más allá y hacer música se ha relacionado con una mayor capacidad de recuperación del cerebro en el futuro.

3. Libera tu cabeza

El estado de ánimo y la función cognitiva suelen ir de la mano.

Estar en el momento mediante la práctica de la atención plena y la meditación se ha relacionado con mejoras en ambos frentes, aliviando el estrés y mejorando los procesos cognitivos automáticos como la recuperación de la memoria.

Mandar mensaje
¿Tienes alguna duda? 💬